Hablemos del minimalismo; este término data desde los años 60 y es considerado como una corriente artística donde todo se reduce a lo esencial y desplaza a todo aquello que no hace falta y sobrecarga el entorno donde nos encontramos.

El minimalismo ha sido incorporado en nuestras vidas desde la música que escuchamos en la radio, hasta en la forma de vestir e incluso llega hasta la panadería que vamos por la tarde a tomar café y degustar una buena merienda. Así como ha llegado a formar parte de nuestra cotidianidad, obviamente se tenía que incorporar a la decoración de espacios que habitamos, que va desde nuestro hogar, hasta nuestra oficina de trabajo y más allá.

ESTILO MINIMALISTA

La decoración minimalista se ha convertido en una tendencia bastante afluente en la última década; la mayoría de los diseñadores de interiores trabajan bajo los principios del minimalismo y cualquier persona que no sea profesional en el área, en cualquier momento que decida decorar el entorno donde se desenvuelve, también opta por canalizarse hacia este estilo de decoración.

El minimalismo tiene unos pilares fundamentales que lo definen como corriente artística, que son la elegancia, la sencillez, la luminosidad y la delicadeza. Una vez que siempre se tome en cuenta o se trabaje bajo la concepción de estos cuatro pilares; se puede aplicar minimalismo en cualquier lugar que se desee.

La decoración minimalista siempre dará una sensación de paz increíble; pues a pesar que puede llevar colores neutros como el negro y el gris, también se enfoca muchísimo en tonos claros y procura que el espacio decorado tenga mucha luminosidad; también da una sensación de libertad, ya que en el espacio no habrá sobrecargo de ningún tipo que termine cansando la vista o interfiera en la movilidad que queramos hacer, el minimalismo siempre se reducirá a solo hacer uso de lo necesario, acogiendo el lema que muchas personas dicen “menos, siempre será más”.

               

Si llevas el decorado minimalista a cada espacio concurrente de tu vida, seguramente siempre lograrás sentirte bien, ya que visualmente siempre estarás rodeado(a) de paz, elegancia, serenidad y pulcritud. A pesar que el minimalismo no acepta sobrecargo de cosas, esto no quiere decir que hay que dejar de lado los adornos y cortinas o textiles, pues hacer uso de ellos da un equilibrio importante a cualquier espacio, solo que deben colarse los esenciales y que no rompan el patrón de decorado.

… recuerda puedes pedirme consejo. Elvi Balles
¡te espero!