Cuando se trata de cortinas, estores, paneles japoneses u otros elementos decorativos similares, siempre hay que tener en cuenta variables como el color, el tipo de tejido o la longitud deseada. En la actualidad hay muchas opciones disponibles para vestir nuestras habitación con cortinas, por lo que es fácil sentirse un poco confuso con tantas posibilidades. Repasemos unos cuantos consejos prácticos a la hora de escoger las cortinas.

La tela es una parte esencial de la elección de las cortinas,

ya que el material dictará su funcionalidad. Si son demasiado pesadas, pueden saturar la estancia, en cambio si las escogemos demasiado ligeras no nos aislarán del exterior suficientemente.

Las cortinas pueden llegar a quitar mucha luz solar, por lo que en las habitaciones oscuras lo mejor es decidirse por visillos finos y traslúcidos que permitan un paso adecuado de la luz natural. En cambio, si la habitación recibe mucha luz directa, lo más inteligente es evitar los colores brillantes, ya que tienden a desaparecer rápidamente por la acción del sol. Sin embargo, si vamos a revisar la decoración de las habitaciones a menudo, esto no es tan esencial. Los colores neutros, como el beige, son menos propensos a estropearse con el paso del tiempo y se integran bien con muchos estilos decorativos.

En cuanto a los materiales, el lino, la seda o tejidos sintéticos similares y el terciopelo son opciones excelentes para vestir las ventanas. Algunos tejidos pueden ayudar también a mantener la temperatura interior. De esta manera muchos hoteles utilizan tejidos pesados como el terciopelo, la tapicería o incluso el tweed, ya que bloquean la luz y mantienen el calor dentro.

La cortina ha de caer desde arriba de la ventana para que consigamos un equilibrio decorativo. La longitud final suele estar bien a ras de suelo, aunque para cocinas, baños y oficinas, podemos decantarnos por una cortina que llegue un poco por debajo del marco de la ventana.

Las cortinas de diferentes tipos crean estancias acogedoras, pero sólo cuando se eligen correctamente. Así, además de escoger si queremos paneles, cortina tradicional u otras variantes más actuales, hemos de pensar en el tejido, el color y también la longitud.