Decorar inspirándonos en la naturaleza es una de las formas más saludables de inventar un nuevo espacio. Pintar objetos en todos tierra, inventar nuevas lámparas y espacios inspirados en la naturaleza, recolocar objetos para simular que estás al aire libre y utilizar papeles pintados con motivos florales es una forma de disfrutar de la decoración más natural.

 

Para empezar, decora las paredes jugando con la viveza del musgo, dibujando formas o escribiendo frases optimistas en la pared. El musgo a menudo se puede encontrar en áreas húmedas, entre las grietas de los adoquines o en la orilla del río.

 

Cógelo y límpialo y después colócalo en los huecos creados donde quieres que siga creciendo.  No olvides rociarlo regularmente con agua.  También puedes crear el efecto de un cielo parpadeante con luces LED colocadas en las habitaciones, por ejemplo. Así reforzarás la idea de estar al aire libre. Para rematar las salas, coge troncos y colócalos como lámparas. Puedes utilizar ramas que se enzarzan,

pequeños arbolitos en todo tu hogar, o forrar las paredes de madera.

 

Es muy divertido también preparar jardines verticales, que dan un frescor muy inspirador. Mezcla  madera con el verdor de plantas con un aire salvaje y si tienes espacio suficiente, juega con troncos que simulen haber invadido tu casa.  Crea un espacio donde el exterior se mezcle con el interior, volviéndose una sola cosa.

 

Para tus muebles, tienes la opción del tapizado. Tapizándolos de colores verdosos y brillantes, puedes contrastar una sala más gris. Además de esto será interesante que coloques esculturas hechas de piedra y granito, un toque sofisticado y natural para tu casa. Si necesitas más consejos, ponte en contacto con www.karivas.com y disfruta de la decoración profesional.